Las desgranadoras de maíz o trituradoras son herramientas sencillas pero muy efectivas que se emplean para desgranar las mazorcas a una velocidad mayor que hacerlo a mano. Son equipos portátiles y resistentes que tienen distintas ventajas adicionales para los usuarios. De hecho, también es frecuente que sean fabricados de manera casera con una chapa metálica con bordes cónicos e ingenio.   

En algunas zonas rurales el proceso de desgastar una cosecha anual de maíz puede tardar varias semanas, y suele ocupar a toda una población incluyendo los niños. Por desgracia, este proceso de producción tiene prioridad por sobre la asistencia a la escuela y, además, el maíz ya seco se endurece provocando lesiones en las manos a la hora de desgranarlo. Las alternativas para desgranar las mazorcas son muy limitadas y se calcula que más de 500 millones de agricultores no tienen equipos agrícolas mecanizados. La importancia de contar con un método de desgranar el maíz cobra relevancia por el hecho de que este producto representa más del 40% de la dieta en Latinoamérica.